5 Trucos para decorar al estilo nórdico

El estilo decorativo nórdico llegó a España hace más de 10 años. Su éxito actual radica en su capacidad para crear entornos acogedores, luminosos y con gran humanidad sin que aplicarlo deba ser necesariamente sinónimo de un gran presupuesto. A continuación te enumeramos las 5 claves de este estilo que no pasa de moda.

1 - La luz y el blanco: protagonistas

Decorar con estilo nórdico supone abrir nuestra casa a la luz, y esta debe poder multiplicarse a través de los espacios por medio del uso del blanco en paredes, techos, muebles y otros elementos. Cortinas muy livianas que dejen pasar la luz, y suelos de gran claridad en tonos naturales ayudan a ampliar esa sensación de luminosidad que se pretende

2 - ¡Viva lo natural!

En el estilo nórdico es frecuente el uso de materiales naturales como maderas, linos, rafias, etc. Se trata de lograr un entorno acogedor gracias al uso de estos materiales y a referencias naturales que pueden llegar de la mano de otros elementos decorativos como velas, plantas, alfombras…

3 - Funcionalidad máxima

Prescindir de lo prescindible es la clave. El mobiliario empleado en este estilo decorativo es de diseño limpio, visualmente ligero y cuya función se muestra inequívocamente. Se trata también de aprovechar el espacio sin que éste se vea invadido de elementos que no aportan sentido práctico.

4 - Combina para ganar

Otra de las claves del estilo nórdico que nos encanta es que se combinan elementos de diferentes orígenes y tendencias para crear entornos únicos llenos de personalidad. Es frecuente recurrir a mobiliario con cierto aire industrial, que se complementa con los elementos naturales e incluso piezas creadas o recicladas por nosotros mismos, la idea es lograr espacios muy personales.

5 - El toque divertido

En todo proyecto decorativo de estilo nórdico es imprescindible hacer referencia al uso del color y a los motivos o patrones. El uso de ciertos elementos escogidos específicamente por sus colores ayuda a crear una atmósfera más humana, pero cuidado, no hay que sobrecargar. Los tonos que mejor van con el estilo nórdico son los tonos pastel. También encajan muy bien los patrones geométricos en tonos muy suaves aplicados en la ropa de hogar o incluso en paredes, puertas o laminas.

Redecorar tu hogar puede ser de lo más divertido y emocionante, pero si llevas tiempo queriendo hacerlo y no te lanzas por falta de tiempo tal vez sea aconsejable que cuentes con la ayuda de un profesional. Si este es tu caso, en Marcaser ponemos a tus disposición nuestra amplia experiencia para llevar a cabo el proyecto de tus sueños con todas las garantías de plazos y calidades.